relatos para insomnes mas alla redaccion de contenidos

Más allá

en Relatos

Relatos para insomnes. Las besaba con suma conciencia para no equivocarse y aun así, lo hizo. En ese acto estaba cavando su tumba sin saberlo. Se alejaba pausadamente del féretro mientras lo miraban con desconfianza.

Solo se llevaba el frío de aquel tanatorio mientras recogía con miedo el testigo de seguir sus pasos. Cuando acabó la ceremonia, ellas seguían allí mirándolo manteniendo sus besos alejados de su cuerpo inerte.

Hacía frío y sin embargo, la ira provocaba un calor espeluznante que no erizaba, quemaba. Estaba a punto de dejarse llevar y destrozar sus vidas como ellas habían hecho con la de ella.

De repente, una de ellas se acercó por detrás y susurró tu nombre en mi nuca. A veces, el más tierno detalle nos sume en una violenta situación que desencadena lo peor de nosotros mismos. Apretándole la muñeca con fuerza le dejo caer muy cerca de su oreja un escueto mensaje: no vuelvas a poner su nombre en tu boca.

Ellas sabían que los besos desaparecidos eran solo para ella pero ahora, estaba en aquella caja esperando a ser devorada por el fuego efímero mientras ellas esperaban pacientemente a que mis besos se distribuyeran entre sus bocas malnacidas.

Escape pensando que nunca jamás volvería pero si lo hice. Era de noche y apenas veía un palmo desde mi nariz. Tropecé con los escalones y caí de bruces enfrente de lo que ayer era tu puerta. El estruendo hizo que salieran para verme llorar entre los aromas de tu cuerpo que desaparecían por momentos.

Reían esperando mi reacción que no fue otra que aplastar el martillo contra uno de sus cráneos mientras me levantaba. Ya solo quedaban dos y tú seguías en el tanatorio, inerte.

Salí a buscarte y no te encontré. Pero nuevamente, los besos conscientes entre tus omóplatos me llevaron contigo sin ni siquiera darme cuenta. Estaba frío y debajo de mi cuerpo había una camilla metálica.

No sabía muy bien qué hacía allí pero estaba claro que no estaba en la puerta de tu casa ni en el tanatorio. Ellas habían desaparecido y a ti, te había perdido definitivamente.

Pensaba en que habían ganado la batalla, nuestra batalla, pero sin darme cuenta había seguido tus pasos y estaba en el anatómico forense esperando a que vinieran a hacerme la autopsia. Recuerdo el tacto helado del metal y el silencio abrumador solo interrumpido por unos pasos que se acercaban.

No veía nada pero que iba a ver. Estaba muerto. Cogiste mi mano de repente y salimos huyendo. Tenías las manos frías y yo también. La carrera hacia ninguna parte había acabado y mientras oíamos los llantos histéricos de tus hermanas, nos dimos un último beso helado que nos transportó hacia ninguna parte.

Por fin,  nos besábamos sin conciencia para equivocarnos y muertos, salimos de la mano, juntos, mientras ellas lloraban con el martillo ensangrentado en la mano y mi cuerpo yacente. Creyeron vernos pero no fue así. Nuestros cuerpos ya no estaban y solo nuestra conciencia, se entrelazaba para que siguiéramos juntos eternamente.

Epílogo: Relatos para insomnes o relatos para no dormir. Una muerte en vida puede ser una vida en la muerte donde las conciencias viajen libres por el universo para nuevamente encontrase en otra vida, en otra muerte.

Redactora de contenidos desde que nací. De las primeras redacciones escolares a mis primeros concursos literarios. Una profesión, periodista y fotógrafa y redactora. Cuento la realidad y la ficción. Actualidad y Literatura. Imagen e historias de la vida misma. Entra y descubre mis propuestas. Prometo no aburrirte.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos × tres =

Ultimos de Relatos

Pilar-redaccion-de-contenidos-aguirrecomunica

Pilar

Pilar. A veces pienso en ella despacio, con un temblor en el

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
subir