relatos-de-vida-burbujas-de-vida-aguirrecomunica-redaccion-de-contenidos

Burbujas de Vida

en Relatos

Relatos de Vida. El jazmín siempre me había gustado de una manera especial. Me recordaba a mi madre. Su olor dulzón siempre me provocaba una sonrisa. Hacía mucho que no sonreía.

Por eso, al verlo repleto de flores, me abalancé sobre él en busca de esa felicidad momentánea, que tanta falta me hacía, e inspiré con todas mis fuerzas, que eran pocas, hundiendo mi cabeza entre los pétalos blancos.

Agradecí que mi madre no estuviera conmigo en estos momentos de mi vida por ella, no por mí. Una madre siempre hace falta. Apenas noté un ligero aroma suave. Hacía mucho que los olores ya no estaban. Cogí una flor como hacía ella y chupé el tallo para libar el dulce y efímero néctar del jazmín pero apenas noté nada. Hacía mucho que los sabores ya eran una incógnita para mí.

Recuerdo que llegó a mi vida como una apisonadora y pese a que ya llevaba dos operaciones y todos estaban muy contentos, yo me quería morir. Sentada en la sala de espera franqueada por mi guardia pretoriana, mi pareja y mis hermanas, esperaba las buenas o malas noticias con bastante indiferencia como si ya nada importase pero todo importaba y mucho. Cada día, cada cita, cada visita, cada sesión…

El hachazo había sido tan fuerte e inesperado que mientras las fuerzas entraban por las ventanas que intentaba por todos los medios mantener abiertas, la esperanza salía corriendo empujándolas también a ellas hacia afuera.

Personas ajenas a mí se implicaron en hacerme vivir y no morir. Conocí la enfermedad en otras mujeres, en otros hombres que querían seguir viviendo y no morir en vida. No era la única y allí estábamos luchando. Todo esto hizo que en un buen momento dado, empezase a vivir plenamente cada momento como si fuese el último.

Mi vida cambió pese a los daños colaterales de ese hachazo apisonador llamado cáncer que apareció en mi vida y que consiguió cambiarla sin pedirme permiso. Y ya no estaba indiferente sino implicada en mantenerme con vida física y mentalmente.

La sesión esta vez fue muy diferente. Por fin quietas, las células se paralizaban cuanto el líquido entraba en mi cuerpo. Cada quince días o a veces, cada mes, el milagro se producía. Era magnífico notar como en mi cuerpo se libraba una lucha encarnecida entre dos bandos aunque luego, pasado un día o dos, quisiera morirme.

Las burbujas de vida entraban a raudales en mis venas, en mi cuerpo. Los buenos contra los malos y el resto, aguantando. El cáncer no estaba muy avanzado y aunque no me aseguraban nada, todo iba bien.

Ahora lo sabía cada vez que cerraba los ojos, enchufada a aquella máquina que daba rienda suelta a la madre de todas las batallas. Ellas se paraban cada vez que el líquido entraba, la lucha por la supervivencia había comenzado de nuevo y allí estaba yo, viviendo ese terrible momento con atención plena, como si fuera el último pero no lo fue.

Ahora tengo un enorme jazmín en mi balcón y cada vez que puedo y el tiempo atmosférico me lo permite, me siento a su lado disfrutando del momento de ser yo. No aquella yo que se perdió en los quirófanos sino una nueva yo que me gusta más incluso que la antigua y que me hace vivir cada día, cada minuto y cada segundo plenamente. Hundo mi cara en el jazmín y me dejo llevar al lado de mi madre.

Ahora ya sonrío aunque no esté todo ganado ni perdido. La lucha continúa y me bebo a sorbos grandes las burbujas de vida cada día y no espero nada y lo espero todo.

Epílogo: Relatos de vida que empujan a creer que ser feliz es posible pese a todo. A veces, la realidad se convierte en tu mejor aliado para seguir luchando por la vida otras veces, la convertimos en cuentos para asimilarla y transformarla en esos relatos de vida que tanto ayudan a seguir adelante.

Redactora de contenidos desde que nací. De las primeras redacciones escolares a mis primeros concursos literarios. Una profesión, periodista y fotógrafa y redactora. Cuento la realidad y la ficción. Actualidad y Literatura. Imagen e historias de la vida misma. Entra y descubre mis propuestas. Prometo no aburrirte.

4 Comments

  1. Bellísimos cuentos que relatan de manera clara, sincera,sensible y con mucho Amor la Vida misma en sus múltiples aspectos, invitando a la reflexión y con ella al crecimiento individual.
    Mil gracias @guirre comunica💚

    • De nada Carmen. Un placer conseguir despertar reflexiones y emociones con mis relatos…. Gracias!!!

  2. Doy fe de la lucha que enfrentarse al cáncer y de lo bien que lo has librado. Pero es admirable lo bien que lo describes. Me encanta ser tu amiga.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

10 + nueve =

Ultimos de Relatos

relatos para insomnes mas alla redaccion de contenidos

Más allá

Relatos para insomnes. Las besaba con suma conciencia para no equivocarse y
Pilar-redaccion-de-contenidos-aguirrecomunica

Pilar

Pilar. A veces pienso en ella despacio, con un temblor en el

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
subir